El Consejo General de Farmacéuticos y la elección de su Presidencia

No tengo ninguna duda de la importancia de los Colegios oficiales de farmacéuticos y de la del Consejo general de Colegios oficiales de farmacéuticos. Pero mantener que son necesarios, y que realizan un papel fundamental para la profesión, no es incompatible con el convencimiento de que estos organismos tienen que evolucionar y que son objeto de posibles mejoras.

Una de ellas tiene que ver con el Consejo general y la forma de elección de su presidente o presidenta. Con motivo del anuncio de la actual presidenta, Doña Carmen Peña, de no volver a presentarse a la reelección, José Luis Calle señalaba que era una buena ocasión para cambiar la normativa. Estoy de acuerdo con José Luis porque necesitamos de aire fresco en el Consejo que sepa asumir los retos de la profesión. Necesitamos nueva brisa que nos traiga caras distintas, independientes, que consigan insuflar nuevas ilusiones.

Es llamativo que en los treinta años que llevo de profesión solo haya conocido tres presidentes del Consejo y, todos ellos, han sido fruto de un proyecto de continuidad. En el último de los casos ni tan siquiera se eligió a la presidenta de un Colegio, se trataba de alguien que había hecho carrera en el Consejo general de farmacéuticos. Es verdad que podríamos pensar que cualquiera se puede presentar a presidir el Consejo pero, como bien dice el gran humorista Mota, “ir para ná es tontería”. Efectivamente, los presidentes de los colegios votan a su candidato al Consejo de forma secreta, no son el fruto de la consulta a sus colegiados y, ni tan siquiera, sus propias juntas tienen el derecho a saber a quien votan. De esta forma, se ha establecido una interesada relación entre Presidentes de Colegio y Consejo que conducen a una endogamia en la que no termina gobernando el mejor sino el que mejor mueve los hilos políticos.

Un ejemplo de la situación que estoy denunciando la tenemos en lo que hemos vivido estos últimos años y en lo que parece que nos viene por delante. Ya se que voy a contracorriente, a tenor de todos los premios y distinciones que está recibiendo la actual presidenta del Consejo, pero me parece que su presidencia ha sido muy cuestionable porque se ha buscado más a sí misma que al bien de la profesión. Sin duda, ella se ha vendido muy bien (se ha hecho famosa su coletilla de “menos mal que estoy yo aquí”) pero no ha estado a la altura en la defensa de la profesión en las leyes que nos han afectado, en los ninguneos o desprecios a los que nos han sometido (la última, la de la Organización médica colegial), etc.

El pasado es pasado, hay que aprender de sus enseñanzas pero no sirve de nada recrearse en lo que fue o pudo ser. Hay que mirar al futuro, y el futuro inmediato es la nueva elección de la Junta de Gobierno del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Estamos en condiciones de crear estructuras más democráticas que abran la posibilidad de que en el Consejo, en un futuro próximo, entren nuevas ideas, nuevas formas de hacer… que, por otra parte, si no son las adecuadas ya se cambiarán tras cuatro años. Lo peor es continuar con la cansina idea de “más de lo mismo”, o con la pequeña novedad que supone el cambio del nuevo vocal que se incorpora porque hace falta “controlar” a un determinado colegio o sector.

En este sentido, es llamativo que en la misma nota en la que se anuncia que no se presenta Carmen Peña a la renovación de su cargo se haga público quien se postula como presidente, y que el secretario general sea alguien del anterior equipo que lleva seis años como tesorero del Consejo. Me viene a la memoria aquella famosa frase de 1969, “todo queda atado y bien atado”.

Por favor, me gustaría que si hay más compañeros que piensan, como Jose Luis Calle y yo, que sería conveniente cambiar la forma de elegir al Presidente/ Presidenta del Consejo que lo manifiesten. Si somos muchos pueden hacernos caso y cambiar los reglamentos. Si somos pocos los que tenemos este convencimiento, es porque quizás tengamos lo que debemos tener o lo que nos merezcamos tener.

José  López Guzman
2019-01-18T09:10:33+00:0021/04/2015|