Compartir

Por Sergio Barace Jiménez

Una de las salidas que ofrece la universidad a los estudiantes de farmacia es la investigación. Dicha salida profesional encamina a que todos los conocimientos adquiridos durante la carrera se plasman en un proyecto conjunto con otros profesionales de la salud. Actualmente, la investigación es un campo que exige mucha dedicación y paciencia, potenciando aptitudes como el trabajo en equipo o el diseño experimental, entre otras.

Con el objeto de conocer el grado de acercamiento de los alumnos al mundo de la investigación, decidí realizar una encuesta anónima sobre la faceta investigadora del farmacéutico. Los encuestados son alumnos de los distintos cursos del grado de farmacia, todos ellos procedentes de la misma entidad académica. Dicha encuesta se basa en una serie de preguntas breves donde el encuestado responde de forma concisa y clara acerca de la profesión del farmacéutico investigador.

Una vez finalizada la encuesta analizo los resultados de las preguntas más relevantes. La primera pregunta: ¿la imagen que la universidad da al exterior está focalizada en la promoción de la investigación en el grado de farmacia? Ante la cual un 50,79% responde que la universidad es una ventana de publicidad para la realización de másteres, doctorados y un futuro profesional relacionado con la investigación. Sin embargo, este resultado parece poco significativo, ya que prácticamente todas las universidades intentan promocionar de alguna forma su imagen externa.

Siguiendo con la encuesta decido preguntar por las salidas profesionales que más preferencia tienen por los encuestados. El 18% de los encuestados de los distintos cursos eligen la investigación como salida profesional prioritaria, un dato realmente significativo teniendo en cuenta el cómputo global de alumnos. Este dato refleja que casi 1 de cada 5 estudiantes que llegan a la facultad de farmacia desean terminar su carrera e iniciarse como investigadores.

Siguiendo con las encuestas realicé la siguiente pregunta: ¿considera que la carrera ofrece verdaderas oportunidades en el ámbito de la investigación? Los resultados indican que un 90,12% de los encuestados asume que la universidad tiene medios para captar estudiantes y permitir su acceso al mundo de la investigación. Este dato resulta de vital importancia y decido preguntar las posibles razones de su respuesta. Más del 35% de los encuestados que afirman que la carrera ofrece oportunidades reales al alumno de dedicarse a la investigación piensan que las prácticas son la oportunidad más clara para acercarse a esta salida profesional. Otras razones de peso recaen en la propia identidad de la carrera – es completa y acerca a muchos ámbitos profesionales – o las promociones que los propios profesores hacen para los alumnos en relación al trabajo fin de grado.

Para acabar la encuesta decido preguntar lo siguiente: ¿la investigación en el ámbito farmacéutico está promocionada en la sociedad actual? La encuesta refleja que solo el 22% lo afirman, frente a una gran mayoría que defiende una postura laxa o contundentemente negativa.

En este punto reflexiono las respuestas globales y llego a la conclusión de que muchos de los estudiantes de la facultad de farmacia desean llegar a investigadores pero muchos consideran que la investigación está poco promocionada. La justificación es variada, pero muchos opinan que escasean los conocimientos para entrar en el ámbito de la investigación, es decir, que la figura del farmacéutico está focalizada en la oficina de farmacia y popularmente se asocia con dicha salida. Otros opinan que la investigación es un campo de difícil acceso para el farmacéutico por dos grandes razones: falta de competencia frente a otras carreras y déficit de capital o inversión para favorecer oportunidades reales.

Pienso que estos resultados dan una idea de la realidad del farmacéutico. En la sociedad actual la imagen de la bata blanca en la oficina de farmacia es mucho más real que el farmacéutico en grandes centros de investigación. Como bien apuntan los resultados de la encuesta, resulta complicado acceder a la investigación por falta de conocimientos en dicho campo. Tuve la oportunidad de comprobarlo realizando prácticas en uno de los departamentos de la facultad; los investigadores tienen un perfil más científico o médico y están más familiarizados con las técnicas analíticas. A pesar de que el farmacéutico ejerce un papel fundamental en el laboratorio, solo un pequeño porcentaje llega a realizar el doctorado en un ámbito que no sea farmacéutico como por ejemplo en bioquímica, nutrición, genética o química. Otro dato realmente relevante es que la salida más favorecida en adeptos farmacéuticos es el hospital. Tras la realización del FIR, oposición que ofertan todos los años para entrar a trabajar en el hospital, muchos farmacéuticos se centran en áreas asistenciales en un plano secundario, es decir, sin participar del cuidado directo del paciente. Un caso similar es el de la industria, que actualmente cada vez oferta más plazas para profesionales del medicamento. El farmacéutico es el encargado de diseñar las formas farmacéuticas y el proceso de elaboración de los medicamentos pero no entra en contacto directo con el paciente.

En el caso de la investigación, el farmacéutico tiene un papel muy oculto que nada tiene que ver con el servicio asistencial o industrial. Como cualquier otro investigador realiza sus labores en el laboratorio y se compenetra con otros sanitarios. Sin embargo, su papel en la investigación es dudoso, aun a pesar de que existen áreas específicas del farmacéutico como la farmacia galénica o la farmacocinética. La sociedad esconde una labor investigadora que no sale en la televisión, ni en la prensa. Parece que algo se habla de las nuevas líneas de investigación que intentar hacer frente a la resistencia a los antibióticos, el cáncer, el alzhéimer o enfermedades raras.

Por otro lado, el dinero es otro tema frecuentemente discutido. La investigación en general está ligada a la inversión que el Estado realiza sobre ella. Muchas áreas de investigación necesitan una financiación para llevar a cabo su proyecto. Los profesionales que se dedican a la investigación deben presentar un plan razonablemente abarcable para que las entidades bancarias decidan fomentar dicha línea de investigación. Actualmente, tras la salida de la crisis económica, la investigación se recupera de la falta de liquidez aunque muchas áreas quedan limitadas y no se avanza en todas las enfermedades. Parece que el motivo más acuciante es la prevalencia: salvar a más personas curando enfermedades actualmente incurables (tratamiento del cáncer, alzhéimer, VIH) frente a enfermedades raras que solo padecen 1 de cada 100000 habitantes. Esta situación afecta a todos los profesionales sanitarios y el farmacéutico investigador hace frente a estas dificultades como el resto del equipo investigador.

Desde la propia facultad, muchos alumnos piensan que la carrera ofrece verdaderas oportunidades en muchos ámbitos de la sociedad. Sin embargo, como ya he comentado previamente, la figura más reseñada es la del farmacéutico en la práctica asistencial. Aunque en todas las áreas de trabajo del farmacéutico existe la posibilidad de realizar cierta investigación, la función del farmacéutico está muy lejos de equilibrarse con médicos, biólogos o bioquímicos. La investigación, por tanto, está limitada por preparación técnica y por nota de corte.

En conclusión, pienso que la figura del farmacéutico tiene un papel relevante en la sociedad y que todavía no ha podido asentarse en todas las áreas a las que puede llegar. El papel más importante se centra en el paciente, su cuidado a través del conocimiento de los fármacos y su actividad en el organismo. Sin embargo, no se debería olvidar que muchas salidas profesionales de la profesión de farmacia permiten realizar otras labores de interés. La investigación en general se encuentra en una situación límite y aunque la vocación sea grande, solo unos pocos pueden acceder a ella. Como bien se justifica en los resultados de la encuesta la farmacia tiene todavía mucho que evolucionar para que la investigación sea promocionada para los alumnos de su facultad. Podría decirse que los farmacéuticos somos completos, pero no concretos.

(Este trabajo ha obtenido el segundo premio en el  V Concurso de Ensayo para Alumnos de Farmacia organizado por la Asociación Española de Farmacia Social, la Federación Española de Estudiantes de Farmacia y Correo Farmacéutico)

Colabora

AEFAS depende exclusivamente de la colaboración de particulares que con su ayuda económica, hacen posible el mantenimiento de nuestra entidad.

Asóciate Haz un dónativo

AEFA Social en Facebook