Compartir

    

María Pilar de Torre Fernández
Farmacéutica (La Rioja) 

       De la misma manera que al encontrarnos con alguien le preguntamos cómo le va, el farmacéutico debería hacer lo mismo en la oficina de farmacia con sus pacientes crónicos. 

Nuestros colegas ingleses no sólo se preocupan por el bienestar momentáneo de dichos pacientes sino que van más allá ofreciendo un servicio que permite un mejor seguimiento del tratamiento: Medicines Use Review (MUR).

Pongamos un ejemplo: un paciente que lleva años bajo antidepresivos, renovándolos una o dos veces al año en consulta médica, que vendría a ser algo así como la actualización con un solo clic del software del móvil. Eso en el mejor de los casos, porque en otros, el tratamiento se prolonga en los años y el paciente sólo acudirá al médico en presencia de síntomas. No obstante, cabe preguntarse si el paciente sigue el tratamiento cuando se encuentra bien o por qué, en un momento determinado, le sobran o faltan pastillas.

La falta de adherencia, ineficacia, miedos a los efectos secundarios… se pueden detectar con una simple consulta en privado en la oficina de farmacia. En el Reino Unido los farmacéuticos participan del programa Medicines Use Review (MUR), realizando un seguimiento programado de los pacientes. Los farmacéuticos que ofrecen este servicio se reúnen periódicamente con el paciente y con la medicación en mano explican detalladamente el tratamiento, realizan un seguimiento e incluso comunican al médico las posibles interacciones. 

No olvidemos que somos profesionales sanitarios que velan por la salud y calidad de vida del paciente.

Lea las instrucciones de este medicamento y pida cita con su farmacéutico.

Colabora

AEFAS depende exclusivamente de la colaboración de particulares que con su ayuda económica, hacen posible el mantenimiento de nuestra entidad.

Asóciate Haz un dónativo

AEFA Social en Facebook