Compartir

La reciente campaña de carteles publicitarios sobre transexualismo infantil ha generado una profunda polémica en muchos sectores sociales. Incluso, para algunos, hace un flaco servicio a sus supuestos destinatarios: aquellos menores que se sienten de un sexo distinto al que representa su cuerpo. 

Las razones de esta posición son, en primer lugar, que el transexualismo es algo demasiado serio como para frivolizarlo con unos dibujos de niñas con pene y de niños con vulva. No hay duda de que los transexuales sufren, que su situación es incomoda, y que hay que ayudarlos para que esto no suceda. Pero ese loable objetivo no se logra con simplonas y sensacionalistas campañas que solo generan confusión e, incluso, rechazo social por su superficialidad. 

En segundo lugar, en esta campaña se ofrece información sesgada, al mostrar el cambio de género como la solución para cualquier niño que se pueda considerar transexual. Llevo años estudiando el tema del transexualismo y en los libros y artículos que he trabajado no he hallado esa opinión. Al contrario. Lo que he encontrado es que apenas existen trabajos representativos sobre transexualismo en niños. Además, en los pocos estudios rigurosos que se han hecho -donde no se recogen simples "pareceres" o sentimientos- se desprenden dos datos a tener en cuenta, y que no parecen coincidir con lo mostrado en la actual campaña publicitaria: el primero, que las tasas de intentos de suicidio en personas que se han sometido a una operación de transexualismo se elevan en la época de tránsito entre géneros, dato  que debe ser considerado especialmente en la edad infantil. El segundo, que el 80-95% de los menores que se consideran transexuales no lo son, realmente, en la edad adulta.

Este último dato nos ofrece el aval para denunciar la frivolidad de la campaña que se está comentado. Además, es una verdadera irresponsabilidad mostrar como algo corriente y normal una situación que no lo es por su excepcionalidad. A ello hay que añadir la dificultad que actualmente existe para identificar a un menor transexual. Debemos saber que menos del 20 % de los niños que se consideran transexuales llegan a serlo en realidad. Y pensemos en lo que supone mutilar y hormonar a un menor que no es transexual: mutilación irreversible de sus órganos sexuales y hormonación para toda la vida.

Tampoco es cierto que haya niñas con pene y niños con vulva. Si acaso, lo que hay son niñas que quieren tener pene, y niños que quieren tener vulva. Algo bastante diferente a la simplista afirmación que se hace en la campaña Y aquí hay que recordar que, por mucho que una persona quiera ser de otro sexo biológico, no lo va a lograr. Por mucha operación y hormonas que se consuman, la persona seguirá siendo lo que, desde su nacimiento, está marcado en cada una de sus células. Eso sí, podrá lograr la apariencia externa de otro género. Pero sólo eso. Por ello, no se puede engañar a los transexuales: no hay un cambio de sexo, solo una apariencia externa de cambio. 

Por último, me gustaría recordar que los titulares del derecho a decidir la educación de los hijos son sus padres. Por supuesto que  los padres tienen que enseñar a sus hijos lo que es el transexualismo, el travestismo, o el hermafroditismo..., pero cuando a ellos le parezca más conveniente para el bien de su hijo 

En definitiva, la campaña "hay niñas con pene y niños con vulva" es una muestra más de ese juego, cada vez más frecuente, consistente en crear polémica y confusión sobre temas muy complejos; de banalizar problemas muy serios, sin tener en cuenta sus consecuencias. Además, este caso tiene una gravedad adicional: sus destinatarios son menores, es decir, personas extremadamente vulnerables. Si un menor manifiesta disconformidad con su sexo biológico, lo que prioritariamente necesita es cariño, mucho cariño, atención, acompañamiento, e investigación rigurosa para buscar la mejor vía de ayuda. 

José López Guzmán es autor del libro Transexualismo y salud integral de la persona (Tirant lo Blanch, 2016)  

Colabora

AEFAS depende exclusivamente de la colaboración de particulares que con su ayuda económica, hacen posible el mantenimiento de nuestra entidad.

Asóciate Haz un dónativo

AEFA Social en Facebook